Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejor servicio Más información Aceptar

Últimas noticias

Ver todas

¿Qué es el bruxismo infantil?

21/03/2017

¿Qué es el bruxismo infantil?

Averigua el motivo porque sucede esto

El bruxismo infantil surge cuando el niño aprieta los dientes, ya sea durante el día o por la noche mientras duerme. Esto puede ocurrir en niños entre los 4 y los 10 años de edad, coincidiendo con la etapa de la caída de los dientes de leche y la erupción de los dientes definitivos. De hecho, está demostrado que el 80% de los niños sufre bruxismo en algún momento de su infancia. 

Dentro del bruxismo infantil existen dos tipos:

  • Bruxismo céntrico: cuando el niño aprieta los dientes.
  • Bruxismo excéntrico: causado del frotamiento de los dientes, conocido también como rechinar los dientes.

Lo más habitual es el bruxismo nocturno, es decir, cuando el niño está durmiendo inconscientemente aprieta los dientes. Esto pasa durante la primera etapa del sueño y acaba cuando el niño está dormido profundamente.  

El bruxismo infantil no se considera como una patología como puede ocurrir con los adultos, ya que en la época de la adolescencia tiende a desaparecer. Por lo tanto, no hay que alarmarse, pero si esto perdura en el tiempo puede provocar problemas como dolor e inflamación de la mandíbula, dolores de cabeza y oído y desgaste en los dientes. De manera que si nos encontramos en esta situación, entonces sí que habría que tratarlo.

Causas del bruxismo infantil

Como ya hemos comentado, no hay que preocuparse ni alarmarse. No se sabe a ciencia cierta cuáles son las causas, pero se han realizado varios estudios y de éstos se han definido 3 posibles causas: 

  • Etapa de dentición y estimulación muscular y ósea de los huesos del rostro.
  • Aspectos emocionales o psicológicos: el bruxismo suele aparecer en situaciones donde el niño sufre estrés, ansiedad por una mudanza, la llegada de un hermanito, separación de los padres….
  • Causas físicas: puede suceder que los dientes tengan una mala posición a la hora de cerrar la mandíbula.

Cómo solucionar el bruxismo

Para evitar que el niño sufra el bruxismo, te damos algunas recomendaciones:

  • El niño deberá irse a dormir tranquilo y relajado. Una manera factible de conseguirlo es a través de un baño relajante, la lectura de cuento…
  • Si os encontráis en la situación que antes de irse a dormir el niño está enfadado o nervioso, nuestra recomendación es tranquilizarle, ya que lo único que conseguiremos es acentuar el bruxismo.
  • Evitar las “conductas parafuncionales”, es decir, que el niño muerda objetos como un lápiz o las uñas. 

Si veis que vuestro hijo sigue igual, pedir una cita con el dentista para que os ayude con algún tratamiento personalizado.